herpes-genital-remedios-naturales-plantas-alimentos

10 remedios naturales contra el herpes genital

Qué es el Herpes Genital

De entrada debes saber que el herpes es una infección provocada por el virus del herpes simple. Se trata de un problema de transmisión sexual que provoca comezón y dolor en la zona afectada, tanto en hombres como en mujeres.

El herpes genital es una enfermedad de transmisión sexual causada por el virus del herpes simple. Puede causar llagas en el área genital o rectal, nalgas y muslos. Puede contagiarse al tener relaciones sexuales vaginales, anales u orales con alguien que lo tenga. El virus puede contagiarse aun cuando las llagas no están presentes. Las madres pueden infectar a sus bebés durante el parto.

Al igual que el virus del herpes labial, el herpes genital reaparece hasta cinco o seis veces al año si no tomas las medidas adecuadas.

El herpes común puede propagarse a la zona genitales por contagio de un herpes labial si no se lavan las manos y no se toman otras precauciones de higiene general, también puede transmitirse a través del contacto sexual.

Aún dormido el virus se puede propagar activo, es decir, no es necesario que haya ampollas, para que la pareja o familia se infecte.

Síntomas del Herpes Genital

A los síntomas se los llaman comúnmente brotes. Las llagas aparecen usualmente cerca del área donde el virus ingresó al cuerpo. Las llagas son ampollas que se rompen y se vuelven dolorosas, para luego sanar. A veces, las personas no saben que tienen herpes porque no presentan síntomas o éstos son muy leves. El virus puede ser más grave en recién nacidos o en personas con un sistema inmunitario debilitado.

Los síntomas del herpes aparecen y desaparecen, pero eso no significa que la infección desaparezca ni que no puedas transmitirla a otras personas. Una vez contraído el herpes, este permanece en tu cuerpo de por vida.

La repetición de los brotes es común, en especial durante el primer año. Con el tiempo los síntomas aparecen con menor frecuencia y son más leves. El virus permanece en su cuerpo para siempre.

El síntoma más común del herpes genital es un grupo de ampollas dolorosas o que provocan picazón en tu vagina, vulva, cuello uterino, pene, nalgas, ano o la cara interna de los muslos. Las ampollas revientan y se convierten en llagas. También puedes tener estos otros síntomas:

  • Ardor al orinar si la orina toca las llagas del herpes.
  • Dificultad para orinar porque las llagas y la hinchazón bloquean la uretra.
  • Picor y hormigueo alrededor de los genitales.
  • Dolor en el área genital.
  • Flujo vaginal.
  • Ulceras y ampollas en el cuello del útero.
  • Ampollas rojas alrededor de las nalgas, los muslos, el recto y los genitales que pueden reventar y dejar llagas.
  • Úlceras y ampollas en la parte inferior del vientre.

Si el herpes genital es causado por el VHS-2, también puedes tener síntomas parecidos a los de una gripe, tales como:

  • Fiebre.
  • Escalofríos.
  • Dolor de cabeza.
  • Sensación de dolor y cansancio.

Cuando aparecen ampollas y otros síntomas del herpes genital, se denomina brote. El primer brote (también denominado “primer episodio” o “herpes inicial”) suele aparecer 2 a 20 días después de contraer la infección, aunque a veces el primer brote tarda años en aparecer.

El primer brote de herpes dura entre 2 y 4 semanas. Si bien las ampollas desaparecen, el virus permanece en el organismo y puede volver a provocar llagas. Son muy comunes los rebrotes, en especial durante el primer año. Es posible que notes algunas señales de advertencia unas horas o días antes de que aparezca el brote, como picazón, ardor u hormigueo en el área genital

Los brotes de herpes no son algo placentero, pero el primero es el peor. Los rebrotes suelen ser más cortos y menos dolorosos. La mayoría de las personas con herpes padecen menos brotes a medida que pasa el tiempo y algunas dejan de tener brotes.

Los síntomas del herpes pueden ser más dolorosos y persistentes en personas que tienen alguna enfermedad que afecte su sistema inmunitario, con leucemia o VIH.

Los hombres que padecen de herpes, las ampollas usualmente aparecen en la zona del pene, las nalgas, el ano, el escroto, los muslos, así como en el interior de la uretra o incluso en el interior del pene.

En las mujeres con herpes, estas ampollas aparecen en la zona de las nalgas, la zona vaginal, el cuello uterino, el ano, así como en los genitales externos.

10 Causas del Herpes Genital

Hablemos ahora de las causas del herpes, es decir, aquellas acciones o situaciones que pueden producir el herpes y que están perfectamente identificadas. Estas son:

  • Besar a otra persona.
  • Tener sexo anal, vaginal u oral sin protección.
  • Contacto directo con la piel.
  • Relaciones sexuales sin protección con múltiples parejas.
  • Exposición prolongada a los rayos ultravioleta.
  • Cirugía en el área genital.
  • Contacto directo con ampollas o llagas.
  • Contacto directo con membranas mucosas o la saliva de la persona infectada.
  • Estrés, menstruación, fatiga y cirugías.
  • A través del nacimiento.

Desencadenante del Herpes Genital

El herpes vive en tus nervios. Es bastante tranquilo la mayor parte del tiempo, pero puede tener procesos de estrés que lo sacan de su escondite, desencadenan la enfermedad y causan los brotes de herpes.

Pueden variar desde la luz solar o la fiebre hasta los nervios y el período menstrual. Algunas personas tienen herpes dos veces al año o menos. Para otros, es un suplicio mensual.

Los medicamentos antivirales que te pueda recetar tu médico intentan controlar los ataques una vez que el virus atraviesa la barrera cerebral sanguínea y se manifiesta como un brote.

Esto sucede cuando la inmunidad es baja y no hay medicamentos que la aumenten ni medicamentos que lleguen al virus cuando está latente en los ganglios nerviosos de tu cuerpo.

En estos casos es cuando debes considerar maneras naturales y saludables de mejorar tu salud.

Como evitar contraer el Herpes Genital

Existen exámenes que pueden diagnosticar el herpes genital. No existe cura. Sin embargo, las medicinas pueden ayudar a disminuir los síntomas, reducir los brotes y bajar el riesgo de contagio a otras personas. El uso correcto de condones de látex puede reducir, pero no eliminar, el riesgo de contraer o contagiar el herpes. La forma más confiable de evitar la infección es no tener sexo anal, vaginal u oral.

Remedios caseros para curar el Herpes Genital

Aunque siempre es recomendable acudir con el médico para tratar esta infección, también es un hecho que existen remedios para el herpes genital, muchos remedios naturales para el herpes genital que ofrecen muy buenos resultados y que incluso se pueden complementar con el tratamiento médico.

A continuación les compartimos los remedios más populares para tratar el herpes en los genitales:

1. Aceite de oliva

El aceite de oliva es conocido por sus propiedades para hidratar la piel, además es rico en antioxidantes y se le considera como uno de los tratamientos caseros para eliminar el herpes genital.

Se recomienda calentar en una olla, una taza de aceite de oliva y agregar un poco de aceite de lavanda, así como cera de abeja. Dejar que esta mezcla se enfrié y una vez hecho esto, aplicar la preparación sobre el área genital afectada.

2. Equinácea

La equinácea es una hierba medicinal que se distingue por sus propiedades antivirales. Se le conoce también porque mejora el sistema inmune y en el caso particular de eliminar el herpes genital, la flor, las hojas y la raíz se pueden utilizar para curar la zona afectada.

Se puede consumir tanto en forma de té, zumos o incluso en pastillas.

3. Hielo

Este es un remedio natural para el herpes genital muy sencillo de realizar. El hielo proporciona un gran alivio para el dolor provocado por la infección. Por lo tanto, se recomienda tomar un poco de hielo y aplastarlo, llenar una bolsa con ese hielo y luego envolver la bolsa de plástico en un paño grueso.

Finalmente solo hay que colocar este paño con el hielo en la zona afectada durante 10 a 15 minutos varias veces al día para aliviar la hinchazón y la picazón.

4. Limón

Después de aplicarte hielo, puedes usar limón. El limón elimina bacterias y también combate el virus del herpes. Solo tienes que tomar un limón y partirlo por la mitad para extraer el jugo. Toma entonces un paño limpio o trocitos de algodón para empaparlos con el jugo del limón y, luego, ponte este extracto en las ampollas.

Sin duda, te arderá, pero eso solo es señal de que el limón está funcionando. Así que una vez que con el hielo frenes el crecimiento de las bacterias, con el limón las habrás eliminado.

También puedes aplicarte este remedio más de una vez. Los resultados son muy buenos, aunque no notes una mejora instantánea, porque las ampollas estarán desinfectadas después de que te hayas aplicado limón. Si sientes que te arde mucho, puedes aplicarte nuevamente hielo para calamar el ardor.

5. Bicarbonato de sodio

Si tus llagas están empezando a secar, puedes usar bicarbonato de sodio para acortar el tiempo de curación, también ayuda a aliviar el picor y el dolor.

Es un excelente remedio casero para el herpes en los genitales que no cuesta mucho y se puede hacer fácilmente. Este remedio proporciona un alivio de las úlceras. Se recomienda tomar una bola de algodón y humedecer en bicarbonato de sodio.

Después simplemente hay que aplicar directamente sobre el área infectada. Con cada aplicación es necesario utilizar una nueva bola de algodón.

6. Bálsamo de limón

Finalmente, también se puede utilizar el bálsamo de limón para curar el herpes genital. La razón es que contiene flavonoides, ácidos fenólicos y ácido rosmarínico, todos los cuales contribuyen con la curación de las llagas o las ampollas.

Se recomienda preparar un té de bálsamo de limón y dejar reposar durante unos minutos. Después hay que empapar un algodón y aplicar directamente sobre las llagas.

7. Alimentos ricos en lisina

Uno de los grupos básicos de alimentos que un paciente con herpes debe tener, es la dieta rica en lisina, un aminoácido que se encuentra comúnmente en la mayoría de los alimentos ricos en proteínas que son necesarias para un crecimiento óptimo. La lisina se produce a través de la ingesta oral de las vitaminas adicionales y un cierto tipo de dieta para el herpes genital.

La lisina se puede encontrar fácilmente en muchos alimentos comunes como por ejemplo:

  • La carne
  • El pescado
  • Yogur
  • Pescado
  • Queso

La lisina juega un papel muy importante en la restauración de los tejidos musculares dañados, como los que se están recuperando de una cirugía o una herida; sino que también ayuda a absorber el calcio de manera muy eficaz. Esto, junto con algún tratamiento herbal te ayudará a luchar contra el herpes.

8. Menos alimentos ricos en arginina

Otra cosa importante que hay que recordar acerca de la dieta para el herpes genital es el tipo de los alimentos que están restringidos para ti para evitar un brote más agresivo del virus. La investigación muestra que los alimentos que son ricos en arginina, un aminoácido que desencadena y agrava los brotes del herpes, deberás evitarlos en todo momento.

Los alimentos que contienen aminoácidos arginina, sólo para nombrar unos pocos son:

  • chocolates
  • nueces
  • frijoles de soja
  • coco
  • avena

9. Baño caliente

Prepara un baño de agua tibia, te aliviará el dolor de las heridas causadas por un brote de herpes genital. Seca bien al finalizar ya que la humedad prolonga las llagas abiertas.

Aunque una ducha caliente es una buena alternativa, debes tener cuidado de limpiar la ducha si la compartes con alguien que no está contagiado.

10. Hierbas Medicinales

Existen muchas hierbas diferentes que te pueden ayudar a tratar las llagas del herpes. Una combinación de salvia y ruibarbo chino funciona estupendamente, es tan efectiva como los antivirales para curar las úlceras vaginales femeninas.

Otra que te recomiendo es la hierba de San Juan que evita la recurrencia de la enfermedad.

Consejos para evitar el herpes

Trata de alimentarte saludablemente en estos momentos. Cuando tienes herpes, debes cuidar lo máximo posible el comer bien, evita los alimentos procesados y preparados. Todos estos consejos me los he ensañado del libro Adiós Herpes donde puedes ver toda mi opinión y ayudarte a eliminar la enfermedad.

Te recomiendo las frutas, verduras, aceites, nueces y cereales, mientras que yo siempre evito la carne roja. El pescado, las verduras, las lentejas y las aves son muy aconsejables. Evita el azúcar y los edulcorantes artificiales.

5/5 (1 Review)

Leave a Comment: