4 Hierbas que curan el lumbago

El lumbago o lumbalgia se trata de un dolor o molestia en la parte baja de la espalda. Puede presentar un dolor moderado, o convertirse repentinamente en grave, llegando incluso a ser crónico en algunos casos, cuya intensidad prevalece durante meses. Esta enfermedad no13 conoce edades y es degenerativa, es decir, cada vez va  ir a peor, si no se pone remedio.

Todo tiene su origen en las vértebras y demás huesos que se entrelazan a lo largo de la columna vertebral. Con el paso del tiempo, éstos pierden su flexibilidad y dureza, dando lugar a la lumbalgia. Para ponerle remedio a esto, o al menos, paliar los síntomas, le presentamos una serie de remedios naturales en forma de hierbas que le podrán ayudar:

Mucho se ha hablado de ellos, por sus propiedades antisépticas. EN este caso, un preparado en forma de aceite; para ello, dore ligeramente unos 10 dientes de ajo en un poco aceite de mostaza. De esta forma obtendrá una pasta que podrá usar para masajear la zona afectada.

Contiene componentes químicos que son muy efectivos para aliviar el dolor en los músculos y articulaciones. Si tiene un dolor crónico, lo recomendable es tomarse la lobelia en forma de pequeñas dosis (con 10 gotas diarias bastan) en infusión.

  1. Poligonato

En inglés se conoce como (traducido literalmente) “Sello de Salomón”, y se ha usado desde la antigüedad para tratar lesiones relacionadas con los tendones, ligamentos, músculos, articulaciones, etc. además de ayudar a mantener unos niveles adecuados de líquido sinovial, encargado de reducir la fricción entre tejidos y cartílagos así como mantener las articulaciones lubricadas.

Al encontrarse las articulaciones bien lubricadas, se reduce la tensión cuando se rozan unas con otras, lo que ocasiona que el dolor disminuya.

Un consumo habitual de esta hierba provoca una menor inflamación asociada con el lumbago.

Se puede administrar como cataplasma, realizando una decocción con 50 gramos por cada medio litro de agua.

  1. Plumajillo (o milenrama)

Sirve para mejorar la circulación sanguínea y ayuda a eliminar la acumulación de sangre, especialmente en la zona baja de la espalda. Reduce el dolor disolviendo las trombosis que se puedan ocasionar por una lesión de las articulaciones o de los tejidos conjuntivos.

El plumajillo se administra de forma tópica (en la piel). También se puede tomar en forma de infusión de té para deshacerse de ese molesto lumbago.

[yasr_visitor_votes size=”medium”]

Leave a Comment: