5 Técnicas de relajación para dormir bien durante el embarazo

Como apuntábamos en el artículo “como dormir bien durante el embarazo”, aquí nos explayaremos más acerca de las técnicas utilizadas para relajarse y alcanzar el sueño durante la noche.

 

  1. Yoga

Gracias al yoga y a los ejercicios de estiramiento, conseguirá relajarse, además de tonificar músculos y no perder flexibilidad en sus articulaciones.

Puede optar por acudir a clases de yoga para embarazadas o crear su propia rutina en casa, estirando cuello, hombros, pantorrillas y los músculos isquiotibiales, si se da cuenta se intenta mantener en forma sobre todo los que se encargan de soportar el peso del cuerpo al andar, cosa que, llegados los últimos meses de embarazo, le serán muy necesarios.

Ayuda a relajar las tensiones en los músculos. Acuda a un masajista que tenga experiencia en masajes a mujeres embarazadas o, si tiene suerte, puede hacerlo cómodamente en su casa con su pareja, con un simple masaje de cuello, pies y/o manos antes de irse a la cama.

  1. Respiración profunda.

Respirar rítmica y profundamente puede aliviar la tensión muscular, bajar su ritmo cardiaco y además ayudarle a quedarse dormida más fácilmente. Siga estos pasos:

  1. Túmbese en el suelo o en su cama, con las piernas extendidas. Si se encuentra en la segunda parte de su embarazo (comienza en la semana 21), apóyese sobre su lado izquierdo, o ponga una almohada bajo el lado derecho de su espalda, para estar un poco ladeada hacia la izquierda. Puede poner un cojín entre las piernas como apoyo.
  2. Con la boca cerrada, respire lentamente a través de su nariz. Sienta como su pecho se expande a medida que llena sus pulmones de aire. Contenga el aliento por unos segundos, cuente hasta 4 y después expúlselo por la nariz.

 

  1. Relajación muscular progresiva.

La idea general de esta técnica es tensionar los músculos para luego relajarlos, asi se consigue liberar tensiones y entrar en un estado de relajación.

Lo primero que se debe hacer es tumbarse en el suelo o en la cama. Céntrese en un grupo muscular y vaya cambiando entre el lado derecho y el izquierdo.

Por ejemplo, tensione y luego relaje los músculos de su mano y su antebrazo. Después haga lo mismo con sus bíceps, hombros, cara, mentón, espalda, pantorrilla y demás hasta llegar a los pies.

  1. Imágenes guiadas.

Se trata de cerrar los ojos e imaginarse una misma en un lugar tranquilo y bonito; imagínese observando nubes, como se van moviendo lentamente en un día soleado. Ahora imagine cada detalle de la escena, incluyendo sonidos, olores, sabores y texturas a su alrededor.

Si no le viene a la mente ninguna imagen, puede optar por una fotografía e ir construyendo la escena desde ahí.

[yasr_visitor_votes size=”medium”]

Leave a Comment: