8 comidas que aumentan el apetito

comidaLa sensación del hambre aparece cuando el estómago se encuentra vacío de alimentos, enviando una señal al cerebro indicándole que debe consumir alimentos. En realidad, no solo interviene el cerebro, sino que también los intestinos, el páncreas y el riego sanguíneo. Tal complejidad puede venir de una necesidad real, sin embargo, a veces se ingieren alimentos que, sin saberlo, incrementan el apetito, dando una sensación de tener el estómago vacío, aun cuando se ha terminado de comer; los siguientes alimentos que se mostrarán, son los culpables directos de ello:

  1. Pan blanco.

La harina blanca que se usa para hacer el pan blanco ha sido desprovista del salvado, una parte del trigo que contiene la mayor cantidad de fibra, sin ella además de no saciarle, disparará sus niveles de insulina.

  1. Zumos (jugos)

Son una alternativa sana, lo extractos de frutas aportan muchas vitaminas, sin embargo, al quitarles la pulpa, se pierde toda la fibra que contienen, quedando solamente el azúcar. Al ingerir tal cantidad de azúcar en sangre, lo que hace es, que cuando baje el nivel de azúcar provocará una sensación de hambre.

  1. Aperitivos salados

Patatas fritas y demás contienen altos niveles de sal, que no es otra cosa que carbo-hidratos, muy fáciles de digerir, y que solamente sacian el apetito por lo salado. Una vez que se sacia, el cerebro busca la siguiente opción en digestión rápida; los dulces, dando lugar al fenómeno conocido como “saciedad sensorial específica”, que en resumen viene a decir que una vez saciados de sal, se tiene la sensación de que una parte del estómago necesita de algo dulce, provocando que se coma el doble de lo que se necesita.

  1. Comida rápida

Con un alto índice de ácidos grasos trans, que aparecen debido al proceso de hidrogenación al elaborar este tipo de comida, aumentan la concentración de lipoproteínas de baja intensidad (LDL) y disminuyen la concentración en sangre de lipoproteínas de alta intensidad (HDL), encargadas estas últimas del transporte del colesterol bueno.

Por si esto ya no fuese suficiente malo, las grasas trans inflaman el intestino, haciendo más difícil para el cuerpo la producción de serotonina y dopamina, unos neuro-transmisores encargados de regular el apetito.

  1. Alcohol

El alcohol le hace sentirse más hambriento, al disminuir los niveles de leptina, una hormona que controla el apetito. Con tan solo 3 cervezas, el nivel de hormonas se reduce en un 30%, además, también consume las reservas de carbohidratos (llamadas glucógeno), lo que provoca una necesidad de comer inmediata para reponer los carbohidratos consumidos.

  1. Pasta blanca

Al igual que con el pan blanco,  al llenar el estómago con carbohidratos simples, el páncreas sufre  una sobredosis, creando ingentes cantidades de insulina, una hormona que controla los niveles de azúcar, como se produce mucha cantidad, bajan los niveles de éste, aumentando la sensación de hambre.

  1. GMS

El GMS (o glutamato monosódico) es un potenciador del sabor que se encuentra, además de en la comida china en otras comidas como vegetales enlatados, sopas, carnes procesadas e incluso cerveza y helados. Un estudio ha encontrado una relación entre la cantidad de GMS y el incremento del apetito, debido a que la leptina (recordemos, la hormona que controla el apetito) podría verse afectada por los daños que el consumo de GMS provoca en el hipotálamo, lo que conlleva a que el apetito aumente y se coma demás, pudiendo derivar en obesidad.

  1. Edulcorantes artificiales

Sacarina, sucralosa, aspartamo y demás edulcorantes pueden parecer una alternativa más saludable al azúcar, sin embargo, esto tiene un efecto no deseado; las células cerebrales se excitan, pensando en que van a recibir un gran aporte calórico, pero, al no recibirlo, intentan compensar ese desengaño obligándole a comer más azúcar a lo largo del día, lo que provoca, según un estudio, un subidón en los niveles de insulina, en definitiva, aumentan el apetito.

[yasr_visitor_votes size=”medium”]000

 

 

 

Leave a Comment: