9 Beneficios de andar descalzo

Hoy os traemos algo que antiguamente se practicaba muy a menudo y que se ha ido olvidando con el paso del tiempo; andar descalzos.

Caminar con los pies desnudos o descalzos trae enormes beneficios para su salud, revitalizando y fortaleciendo sus pies. Pasemos a ver detalladamente en qué consisten estas ventajas:

  1. Mejora del equilibrio.

Al caminar, con cada paso se nota el tacto del suelo, que provoca una reacción en el cerebro a través del sistema vestibular (el que controla el equilibrio). Nuestra mente se readapta y se mejora gracias a dichas reacciones, proporcionando un gran sentido del equilibrio.

  1. Más fortaleza.

Al andar descalzo, nuevos músculos utilizados para el balance y el apoyo son ejercitados, los cuales no se utilizan cuando se camina con zapatos.

  1. Pies más saludables.

Somos animales de costumbres; si entrena sus bíceps en el gimnasio, estos se fortalecen y ganan musculatura. Lo mismo pasa con los pies, al andar éstos necesitan hacer más fuerza, lo que les hace despertar y ser más resistentes.

  1. Menos enfermedades en los pies.

Relacionado con el punto anterior, al desarrollar una mayor fuerza, flexibilidad y mejora del flujo sanguíneo, los pies tienden a curar enfermedades tales como los neuromas, la fascitis plantar e incluso los juanetes o los dedos en martillo. Se han registrado incluso casos en los que la artritis se ve disminuida con esta práctica.

  1. Mejor circulación.

No sólo los músculos de piernas y pies experimentan la mejora, sino también  la sangre que llega a éstos lo hace con más facilidad. Esto significa menos dolores y molestias, así como una disminución de las varices.

  1. Mejora postural.

Esto se nota sobre todo en las mujeres, acostumbradas a usar los tacones altos.  La posición en la que caminan no es ni mucho menos la natural, sobrellevando la espalda, cintura y cuello el mayor peso. Tampoco se libran los hombres que les pasa exactamente lo mismo, ya que los zapatos no van a ras de suelo, obligando a retrasar el trasero y a forzar os tendones de la corva además de los ya mencionados al correr o caminar.

Al deshacerse de ellos y pisar con los pies desnudos, las terminaciones nerviosas en la planta de los pies nos pueden ayudar a identificar vicios y corregirlos, llegando a una forma de caminar mucho más sana.

  1. Recomendable en niños.

Es actualidad los casos de diabetes infantil y obesidad. La solución perfecta es poseer unos pies fuertes y sanos, que les permitan desarrollar actividades físicas;  cuando los pies duelen, el ejercicio cuesta más, cosa que no sucede si éstos se han ejercitado.

  1. Disminución de la presión arterial.

Estudios demuestran que, a través de las terminaciones nerviosas de la planta de los pies, se observa una mejora en la presión arterial, disminuyendo la inflamación y el estrés en todo el cuerpo.

  1. Reduce la inflamación.

Por último, andar descalzo es una buena alternativa para combatir la inflamación, causa o síntoma de determinadas enfermedades (alzhéimer, cáncer, enfermedades cardiovasculares y lupus entre otras muchas).

Algunos estudios sugieren que los radicales libres contienen una carga positiva y que, al acumularse pueden dañar irreparablemente los tejidos y células de nuestro organismo. La solución, según dichos estudios, está en caminar descalzo sobre la tierra que lleva una gran carga negativa de forma natural para descargarse de ese exceso de radicales libres.

 

Por tanto, libere a sus pies y dese un paseo por la playa, un parque o donde más le convenga, su salud se lo agradecerá.

[yasr_visitor_votes size=”medium”]

Leave a Comment: