Alergia al frío: Tipos y Síntomas

 

alergia frioLa alergia al frio o también llamada “urticaria a frigore” es un tipo de reacción del sistema inmunitario frente a una baja intensa de la temperatura exterior, haciéndose visible en la piel la aparición de ronchas, así como un picor intenso e hinchazón de la zona afectada. También es posible que se den mareos, desvanecimientos o incluso estados de shock.

Los síntomas también se producen con la sola interacción de la zona afectada con el frío, bien sea con agua, o con posar las manos sobre algo frío.

Hasta hoy, se conocen 3 tipos de urticarias a frigore:

  1. Primaria (y más frecuente). Afecta a la mayoría de las personas alérgicas al frío. Debido a la activación de los mastocitos (unas células que se encuentran en la piel), que entre otras funciones, inician la dilatación de los vasos sanguíneos, provocando picor y enrojecimiento en la piel. Al fluir más sangre de lo normal, las personas con esta alergia notan un aumento de su temperatura corporal, esto, junto con las altas concentraciones de histamina liberadas por los mastocitos hacen que la piel aumente su tamaño y aparezcan habones o bultos en ésta.
  2. Secundarias. En esta, la alergia es un síntoma derivado de una enfermedad principal, como la hepatitis o la mononucleosis.
  3. Hereditarias. Son las menos frecuentes, no sirven de nada los antiestamínicos y se detectan entre varios miembros de una misma familia.

Para comprobar si se es alérgico al frío, hay  2 métodos:

  1. Test cubito de hielo.

Se aplica un cubo de hielo en el antebrazo durante 5 minutos, si se produce picor o empiezan a aparecer ronchas, consulte a su alergólogo, porque es probable que sea alérgico.

  1. Sumergir el brazo en agua fría.

En caso de que el primer test salga negativo, se puede proceder a esta prueba. Simplemente meta el brazo en un cubo con agua fría, durante unos 5 minutos, y observe si se produce alguna reacción en su piel (ronchas, enrojecimiento, etc.).

No confundir esta enfermedad con la vasodilatación que se produce al pasar de temperaturas extremas de frio (como estar en la nieve) y pasar a ambientes cálidos (como en una casa). En estos casos es algo normal, siempre que no se produzcan los mencionados habones.

Por desgracia, no existe ningún tratamiento para este tipo de alergia más que el uso de antiestamínicos, por lo que, solamente se puede prevenir sufrir los síntomas asociados, abrigándose bien y procurar no salir en exceso los días de invierno o de mucho frío, si bien hay casos en los que la alergia disminuye su reacción con el paso del tiempo, llegando incluso a desaparecer en el 90% de los casos pasados 5 años.

[yasr_visitor_votes size=”medium”]

 

 

 

Leave a Comment: