Biomagnetismo

Conoce todo sobre esta terapia alternativa basada en el uso de imanes

¿En qué consiste el biomagnetismo?

Se trata de una terapia en la que se utilizan dos imanes con el fin de curar todo tipo de enfermedades en el cuerpo del paciente.

Los dos imanes se colocan en dos zonas específicas, siendo uno en el recto y el otro justo encima de la glándula Timo, situado justo debajo de la garganta.

En el Timo se originan las llamadas células T, imprescindibles para el sistema inmune, además de ser el recto un punto originario de muchas bacterias que dañan la salud, por ello, el impulsor (que no descubridor) de esta técnica, el Doctor Goiz presumía ser capaz de eliminar todo tipo de virus debido a las interferencias ejercidas por los imanes, neutralizando el pH del cuerpo, haciendo imposible que dichos microorganismo pudiesen sobrevivir.

En teoría, los virus sobreviven solamente en ambientes ácidos, y las bacterias en medios alcalinos, por tanto, al volverse neutro dicho medio, estos cesarían su existencia al despolarizar el pH con cargas opuestas de imanes.

El paciente, una vez recostado, es escaneado para encontrar los puntos en los que su pH se encuentra desbalanceado para entonces comenzar a situar los imanes opuestos de dos en dos. La duración de la terapia es de 15 a 20 minutos y pueden ser necesarias varias sesiones según la persona.

Cómo funciona el biomagnetismo

Para entenderlo, primeramente hay que considerar que el cuerpo humano está compuesto de muchos elementos órganos e inorgánicos, entre ellos, la magnetita, el mismo material del que están formados los imanes. En tan solo nuestro cerebro existen 5 millones de cristales de magnetita por cada gramo de masa en dicho órgano, por tanto, no es descabellado pensar que pudiésemos estar, de alguna forma, polarizados magnéticamente.

Cuando una enfermedad acecha, los virus y/o bacterias se multiplican dentro del cuerpo, por lo que el pH de desequilibra, dando lugar a infecciones y a multitud de enfermedades que dificultan la vida de muchas personas.

Al aplicar los imanes, en teoría, se vuelve al estado original debilitando a las células malignas y fomentando la recuperación de las personas beneficiadas por el biomagnetismo.

La verdad sobre el biomagnetismo

Ahora que ya se ha establecido una base teórica sobre cómo funciona esta técnica, pasemos a ver su validez científica y medicinal:

  • Si bien es cierto que tanto virus como bacterias no pueden sobrevivir en ambientes con pH neutral, no es válido en todos los casos, ya que por ejemplo, bacteria E.coli sobrevive en ambos medios, y el virus del sida, es resistente a medios alcalinos por debajo de 7-8.
  • El hecho de que mediante un teórico campo magnético se pretenda neutralizar el pH del organismo, es cuanto menos notorio. Es cierto que los imanes se utilizan en medicina, como las resonancias magnéticas, pero estas técnicas utilizan potentes imanes y no solamente a nivel de la piel, como así sucede con esta terapia del biomagnetismo.
  • La Tierra cada miles de años cambia la polarización de los Polos Norte y Sur, esgrimiéndose los técnicos que utilizan esta terapia en la dualidad entre polos opuestos, lo que no es correcto.

Funciona el biomagnetismo

Llegados a este punto, nos encontramos en la obligación de, al no encontrar pruebas científicamente relevantes que apoyen la veracidad de esta terapia, dudas de sus beneficios.

Aunque es verdad que existen casos de gente que ha sido curada tras ir a una sesión de biomagnetismo, no descartamos que la mente del paciente tiene un gran poder, ayudando a curarse de una enfermedad aun cuando no sea más que un placebo, es decir, que no proporcione ninguna cura por sí mismo, pero al creer el enfermo que está curado su organismo lucha contra la infección de modo mas eficaz.

Leave a Comment: