Tratamientos pérdida de pelo

En un mundo signado por los estereotipos de belleza, los problemas de caída del cabello, especialmente en hombres, constituyen un asunto muy importante a la hora de ocuparnos de nuestra apariencia exterior. Si bien nadie ha demostrado fehacientemente el éxito de algunas de las alternativas disponibles para gozar de una cabellera saludable, aquí citaremos los tratamientos capilares más populares, con la recomendación de que sólo un profesional dermatólogo estará en condiciones de evaluar seriamente la implementación de uno u otro sistema.

Es importante señalar que en todos los casos, estos tratamientos capilares requieren de una gran dosis de paciencia y continuidad a fin de poder ver resultados concretos en la lucha contra la alopecia y la calvicie.

Tratamientos con Medicación

Un alto porcentaje de la población, especialmente la masculina, sufre hoy en día de alopecia o enfermedad más conocida como caída del cabello. Está científicamente comprobado que este padecimiento es de origen hereditario o androgenético en el 99% de los casos.

Para revertir este mal, que causa en muchos vergüenza y en muchos otros resignación, existe gran variedad de métodos de toda índole, ya sean quirúrgicos, electrónicos o cosméticos, y también procedimientos químicos con medicamentos, como por ejemplo el Minoxidil y el Finasteride.

Es imprescindible tener en cuenta que la mayoria de estos medicamentos no fueron originalmente desarrollados para combatir la alopecia y la caída del cabello, sino que comenzaron a usarse para tal fin al notarse que entre sus efectos colaterales se presentaba un incremento del cabello.

Por lo tanto debe consultar a un medico antes de tratarse con alguno de estos medicamentos, para asegurarse que no es sensible a ninguna de las drogas que posee. Nuestra salud está ante todo y en ciertos casos las reacciones adversas de estos medicamentos pueden traernos serios problemas de salud, dejando a la alopecia y a nuestro problema de perdida del cabello en un segundo lugar.

Minoxidil: nacido como vasodilatador, algunos pacientes reportaron como efecto secundario el crecimiento de vello en el cuerpo y cuero cabelludo. A partir de entonces se ha ganado la fama de ser uno de los fármacos de aplicación externa más eficaces en la reducción de la caída del cabello y su recuperación. Como contrapartida debemos señalar que debe ser aplicado de por vida si se desea una cabellera integra, pues la suspensión de Minoxidil regresa lo ganado a su punto de partida.

Finasteride: esta es la versión más moderna en la batalla por recuperar el pelo. Se trata de comprimidos de 5 miligramos que inicialmente se empleaban para tratar a pacientes con hiperplasia prostática benigna. Al igual que el Minoxidil, los pacientes tratados con Finasteride reportaron un mayor crecimiento capilar, por lo que desde entonces se utiliza para detener la caída del cabello, siendo el primer fármaco que demostró su eficacia vía oral.

Tratamientos naturales

Ante los tratamientos clásicos y sus efectos secundarios, se ha investigado mucho el uso de tratamientos naturales para evitar la pérdida de pelo. Conseguir retrasar la caída, un pelo más grueso y más volúmen sin tener que afrontar los temidos efectos secundarios.

Masajes capilares

Su fundamentación consiste en lograr una mayor irrigación sanguínea para que los folículos se alimenten y dén lugar a un cabello sano. Esta teoría falla al no considerar que los implantes capilares que se realizan mediante cirugía también padecerían las consecuencias de esta falta de nutrición, cosa que no sucede. Sin embargo muchas personas optan por esta alternativa ya que no involucra medicación alguna, es completamente natural y en definitiva, muy placentera. No existen pruebas de su eficacia.
Láser: hoy en día esta tecnología se comercializa para su utilización hogareña en forma de cepillos. Sus fabricantes afirman que la terapia láser estimula el cuero cabelludo promoviendo la circulación sanguínea hacia los folículos pilosos y removiendo el exceso de DHT (hormona masculina responsable de la pérdida de cabello) alrededor del bulbo capilar. Este tratamiento no sólo no cuenta con la aprobación de la FDA (organismo internacional que autoriza el uso de medicamentos y terapias) sino que tampoco ha demostrado cientificamente casos concretos de éxito.

 

Implantes capilares

Por último, existe gran variedad de técnicas quirurgicas que prometen devolver una cabellera abundante. Entre las más comunes se cuenta la del “Implante Capilar” o “Microinjerto Capilar”. La técnica consiste básicamente en extraer folículos “sanos” de otras regiones del cuero cabelludo y reinstalarlas donde el cabelo escasea. Si bien se trata de una técnica simple y de probada eficacia, no deja de ser una cirugía con los riesgos que habitualmente conllevan.