¿Por qué se me cae el pelo?

¿Por qué perdemos pelo?

Es común preguntarse por qué algunas personas conservan el cabello hasta una edad avanzada, mientras que otras comienzan a perderlo cuando aún son jóvenes. Para la mayoría de los hombres que tienen este problema antes de lo deseado, la respuesta a la caída del cabello es genética.

¿La pérdida de pelo es genética?

La pérdida del cabello, al igual que el color de ojos, es un rasgo hereditario. Si durante la gestación los genes responsables de la caída del cabello se encontraban presentes, provocaron que los folículos pilosos de la parte superior de su cabeza fueran sensibles a la hormona dihidrotestosterona, o DHT. Estos folículos quedaron, desde entonces, predispuestos a debilitarse durante la vida adulta.

Una vez que este proceso genético comienza, continúa durante toda la vida. A medida que los cabellos producidos por folículos cada vez más débiles se vuelven más finos, pierden su capacidad de alcanzar un largo normal. De esta forma, el proceso avanza hasta convertirse en calvicie cuando los folículos finalmente detienen por completo la producción de cabello. Los genes que provocan la caída del cabello pueden incluso no manifestarse durante varias generaciones y, además, ser extremadamente aleatorios en cuanto a los hermanos a los que afectan.


Si bien la predisposición genética es importante, no es el único que factor que determina una caída excesiva o masiva del cabello y la misma puede ser temporal o definitiva.

8 Causas que explican la caída del cabello

Entre otros factores que deben considerarse para comprender la causa de la pérdida del cabello se hallan:

  1. Mala, escasa o desordenada alimentación: Todo el cuerpo sufre las consecuencias de este factor, y el pelo no es ajeno a sus influencias.
  2. Atarse el cabello, con “colitas”, “gomitas” o pinzas de mucha presión, son elementos que producen una caída del cabello demoninada “alopecia por tracción”.
  3. Calor excesivo, como los baños de crema con calor, y el secado del pelo con aire caliente, produce daños en los folículos del pelo y la consecuente debilitación y caída.
  4. El haber estado enfermo a raíz de una infección, gripe, y la fiebre son causas causa de que cierta cantidad de pelo caiga temporalmente en los meses siguientes.
  5. Haber atravesado una situación de riesgo, el stress diario o debido a un hecho significativo en nuestras vidas, puede producir una caída temporal o definitiva.
  6. El tratamiento con quimioterapia produce caida de cabello casi de manera inmediata, aunque bien el pelo se recupera al fin de dicho tratamiento.
  7. Enfermedad tiroidea. Tanto una glándula tiroides poco activa, o bien hiperactiva, suele ocasionar caida de pelo. Esta anomalía se diagnostica a través de sintomatologías clínicas, más análisis de laboratorio, y debe ser tratada con remedios correspondientes.
  8. La carencia de hierro en el organismo, o Anemia ferropénica, produce caída del pelo tanto en hombres como en mujeres, pero suele darse principalmente en mujeres a raíz de períodos de menstruación prolongados y/o de abundante pérdida. Se corrige con buena alimentación rica en hierro.

Es importante entender que en muchos casos los métodos popularmente difundidos para evitar la caída del cabello, como recetas caseras o medicamentos infalibles carecen de fundamentos certeros.

Tipos de Alopecia

La alopecia es, sin más, la pérdida del cabello. Puede afectar a mujeres y a hombres, y se desarrolla por diversas cuestiones y razones. En general, las alopecias se dividen entre alopecias cicatriciales y no cicatriciales, desplegándose en varios subtipos.

Alopecias no cicatriciales.

Alopecia androgénica (o androgenética).

La alopecia androgénica, o androgenética, es el tipo más común de calvicie. Generalmente afecta a hombres, pero puede presentarse también en mujeres, normalmente por factores de herencia genética.

Como su nombre lo indica, la alopecia androgénica involucra un desbalance hormonal. Los andrógenos son hormonas que producen el debilitamiento y la pérdida del cabello. Por eso, el tratamiento apunta a la inhibición de su producción. En terapias más radicales, se opta por el trasplante capilar, ya que muerte del folículo piloso no tiene una cura reconocida.

Alopecia androgenética en mujeres

Alopecia androgenética en hombres

Alopecia areata.

La alopecia areata se presenta en forma de parches sin cabello en el cuero cabelludo, en sectores muy definidos; sin embargo, dependiendo de su grado, puede producir una calvicie total (alopecia total), e incluso de todo el cuerpo (alopecia universal).

Por tratarse de una alopecia de origen incierto (aunque indica relacionarse con el estrés), en la actualidad no existe un tratamiento definitivo para este tipo de alopecia. Las terapias pueden incluir el uso de luz ultravioleta, corticoesteroides, esteroides o agentes irritantes.

Alopecia traumática.

Esta alopecia puede causarse por el abuso al estado del cabello, incluyendo el mal uso (o el exceso del uso) de secadoras de pelo, planchas alisadoras, peines metálicos u otros elementos que lesionen el cuero cabelludo, incluyendo tirones accidentales o provocados. Este último caso es el de la tricotilomanía, condición en la que la persona se arranca su propio cabello de forma maniática.

Alopecia difusa.

La alopecia difusa, o “efluvio telogénico crónico”, es la pérdida del cabello tras enfermedades sistémicas crónicas, incluyendo al estrés (en especial: el emocional), cuadros febriles o incluso luego del parto. Puede tratarse o recuperarse por su cuenta.

Alopecia infantil.

La alopecia infantil puede presentarse en placas parciales o en calvicie total. Puede ser temporal o definitiva. Y posee múltiples orígenes posibles, como maniáticos, psíquicos, cicatriciales u hongos o tiñas.

Otros tipos y razones de alopecias no cicatriciales.

Otros tipos de alopecias, según su origen, incluyen las alopecias por drogas o fármacos (vitamina A en alta dosis, citostáticos, antitiroideos, anticoagulates, mercurio y ácido valproico – cuando se suspende la droga, la alopecia desaparece); por enfermedades sistémicas (endocrinas, infecciosas, lupus o déficit nutricional);  hereditaria (atriquia congénica, displasia ectodérmica anhidótica, hipoplasia del pelo, y síndromes de cabello en anágen, de Menkes, y tricorrinofalángico).

Alopecias cicatriciales

Las alopecias cicatriciales son irreversibles, y carecen de cura, debido a que involucran un daño, una ruptura o una malformación en la estructura folicular. Su único tratamiento es el trasplante capilar a la zona, y depende del grado de profundidad del daño en el tejido de destino.

Las alopecias cicatriciales son:

Alopecias infecciosas: micóticas, bacterianas, virales (como el virus del herpes, varicela), y protozoarias (llamada Leishmaniasis).

Alopecias por agentes físicoquímicos: factores cáusticos, traumatismos mecánicos, quemaduras y rediodermitis por rayos X.

Alopecias tumorales: tumores dérmicos y metástasis, mastocitos, epiteliomas basocelulares o espinocelulares, y linfomas y tumores anexiales.

Alopecias por dermatosis: síndrome de Graham-Little, dermatomiositis, mucinosis folicular y sarcoidosis.

Alopecias síndromes clínicos decalvantes: dermatosis pustulosa erosiva, foliculitis decalvante, alopecia parvimaculata y pseudopelada.

Alopecias por enfermedades hereditarias: poroqueratosis de Mibelli, nevus epidérmico, enfermedad de Darier, ictiosis, aplasia cutis, incontinentia pigmenti, epidermólisis ampollosa, y enfermedad de Peterson.

Leave a Comment: