Como curar el acne severo 

Existen casi tantos casos distintos de acnés como personas, ya que depende mucho de cómo respondan las hormonas en el cuerpo de cada uno. Es por ello, que en algunas ocasiones el acné crezca de forma desmesurada haciendo indispensable acudir a la consulta del dermatólogo.

Entre los muchos efectos adversos, están las cicatrices que dejan los granos que no se curan adecuadamente, y el efecto psicológico del paciente, que ve disminuida su autoestima al temer un posible rechazo por parte de sus amistades.

Para evitar lo anterior, nada mejor que curar ese molesto acné severo con los siguientes tratamientos:

 

  • Isotretioina 

 

Es un medicamento que contiene vitamina A, recomendado en pacientes en los que el uso de antibióticos no consigue reducir el acné.

Entre los efectos adversos se destacan posibles causas de malformación de los fetos en mujeres embarazadas, psicosis, y depresión, aunque estos últimos son casos muy raros.

 

  • Limpieza con miel y aceite 

 

Se trata de un remedio natural para la gente que no le funcione en tratamiento tradicional. Siempre consultar con el especialista antes de intentar cualquiera de estos métodos.

Aceite

Para el caso del aceite, la limpieza debe hacerse en la noche para deshacerse de ese exceso de sebo que se acumula en los poros y provoca la inflamación. ¿Qué aceite utilizar? Depende de la piel pero con aceite de oliva virgen extra  y aceite de castor suelen dar buenos resultados.

Para aplicar el aceite, se debe dar un suave masaje en la zona afectada con movimientos circulares. Después, con una toalla caliente, cubrirse en donde se encuentre el acné y dejar unos minutos hasta que se ponga a temperatura ambiente. Lo que se consigue es abrir los poros y que el aceite penetre mejor limpiando las impurezas.

Retira la tolla y masajea de nuevo suavemente la zona para retirar restos de piel muerta u otros deshechos que hayan podido salir. Lavar la toalla, calentarla y repetir el proceso.

Una vez se termine con el masaje/sauna, lavar bien la toalla y comenzar a limpiarse la zona en donde se ha extendido el aceite.

Para terminar, remoja la cara o donde te hayas echado la mezcla en agua fría para cerrar los poros y procede a secarte.

Miel

La limpieza con miel es casi tan efectiva como la anterior, solo que, gracias a las propiedades antibacterianas de la miel, se consigue evitar infecciones.

A diferencia dela aceite, este método debe emplearse a la mañana, simplemente extendiendo miel (preferiblemente natural, sin conservantes) sobre la cara o la zona afectada por el acné.

¿La cantidad a usar? Con dos cucharadas pequeñas de miel es más que suficiente. Antes de aplicar la miel, humedecer la zona con agua, para poder extenderla mejor. Para retirarla, lavar con agua y saldrá fácilmente sin dejar residuos.

El tratamiento recomendado es de dos semanas, aunque al ser algo natural, no tiene contraindicaciones. Eso sí, hay que tener cuidado porque la miel (la comercial) se estropea así que hay que mantenerla bien cerrada. Si es miel natural no hay problema; se endurecerá, pero aguanta muchísimo tiempo sin estropearse.

[yasr_visitor_votes size=”medium”]

Leave a Comment: