Cómo curar el hipo

El hipo es un fenómeno que se origina en el diafragma, resultado de una irritación de este, lo que influye en la forma de respirar, y en vez de expulsar el aire como normalmente se hace llega hasta la laringe emitiendo ese sonido característico. Está relacionado con comer demasiado rápido, los nervios, el consumo de alcohol y bebidas carbónicas (con gas).

Existen muchas formas de curar el hipo, aquí vamos a mencionar las que creemos más adecuadas:

  1. Con las manos. Presionar la palma de la mano con el dedo gordo de la otra, ejerciendo presión. Otra opción es masajear la zona en forma de bola que queda justo debajo del pulgar, entre este y el dedo índice. Así se consigue relajar los nervios que pueden causar el hipo.
  2. Cubriéndose la nariz. Envuelva toda la nariz con ambas manos; lo que se consigue con esto es que, al expulsar el CO2 de los pulmones lo volvamos a reabsorber y de esta manera el hipo vaya disminuyendo hasta curarse.
  3. Mantenga la respiración. Quizá el más conocido de todos. Sucede lo mismo que en el punto 2, al acumularse dióxido de carbono en los pulmones, el diafragma se relaja, y el hipo desaparece.
  4. Taparse los oídos. Introduzca los dedos índices en el orificio del oído durante 30 segundos. O también puede masajearse justo debajo de los lóbulos, con esto se envía una señal a través nervio vago para que se relaje el diafragma.
  5. Saque la lengua. SI, ha leído bien, procure que no haya nadie delante y saque la lengua hacia fuera, de esta forma se estimula la glotis, facilitando la circulación del aire y aliviando los espasmos producidos por el hipo.
  6. Beba agua. Otro remedio de la abuela. Esto es debido a que, mientras se traga el agua, gracias a la deglución y las contracciones del esófago, el hipo se cura.
[yasr_visitor_votes size=”medium”]

Leave a Comment: