Como curar el pie diabético

La diabetes es una enfermedad que afecta al nivel de glucosa en sangre, produciendo numerosos daños en el cuerpo del enfermo, entre otros daños en el sistema nervios, ojos, riñones, vasos sanguíneos e incluso en la capacidad del organismo para curar infecciones. Todo ello tiene su relación con el pie diabético:

  1. Los daños en el sistema nervioso provocan que una persona con diabetes pierda sensación en esa parte del cuerpo, además, la secreción de sudor y aceites naturales en la piel se ve afectada, lo que puede llevar a una presión anormal en la piel, huesos y articulaciones, llegándose a producir rotura de la piel del pie afectado, así como llagas, estas últimas, podrían ni sentirse, al verse los nervios afectados y por tanto, no sentir dolor ni molestia alguna.
  2. Al encontrarse los vasos sanguíneos rebosando de glucosa no transformada, los glóbulos blancos tardan más en llegar a la infección y curar las infecciones. Una herida que se infecta y no se cura puede gangrenarse, debiendo amputarse para evitar que la infección se expanda hacia toda la corriente sanguínea.
  3. Es por tanto muy importante examinarse frecuentemente los pies en caso de diabético, para revisar que su pie no se ve afectado por dicha enfermedad.

pie diabético

¿Qué es el pie diabético?

El pie diabético es un desorden funcional producido en las arterias que hacen llegar el riego sanguíneo a los pies, debido a la presión que se produce en los pies. Es muy habitual que las lesiones o callos se produzcan como consecuencia del uso de calzados diarios poco cómodos, sin ventilación, cerrados y nada naturales.

Es una fase avanzada y grave, el pie diabético puede incluso provocar la aparición leve de gangrena.

El pie es una de las zonas más sensibles en las personas que padecen diabetes y conviene cuidarlo y vigilarlo con detalle.

Es muy normal que la lesión avance poco a poco sin que la persona apenas se entere. Lo más común es que este tipo de lesiones se desarrollen, sin que el paciente note apenas dolor. Lo que conlleva a un agravamiento del problema antes de que este se dé cuenta del problema en sí.

 

 

 

 

 

Sintomas de padecer pie diabético

Se debe vigilar regularmente en los pies que no haya zonas resecas ni pequeñas fisuras en la piel, frecuentemente encontradas alrededor de las uñas, o en los espacios entre los dedos. Se debe curar esparciendo un poco de talco en el caso de que la piel esté húmeda, o con crema hidratante en el caso de que la piel se encuentre seca. Tenga especial cuidado si tiene callos o durezas. Estos deben ser revisados por un especialista del pie, como puede ser el podólogo. No utilice antisépticos ni callicidas.

Síntomas del pie diabético

  • Hay que prestar especial atención a cualquier síntoma que indique una mala circulación; inflamación de piernas y pies, dolor en las piernas que desaparece al dejar de andar, el vello capilar deja de crecer en la parte baja de la pierna y en los pies, enrojecimiento (si es esto último puede ser signo de infección).
  • SI nota calor en solamente una zona determinada, puede ser debido a una infección o inflamación ocasionada por heridas que no terminan de curarse.
  • Aparición de pus en la herida y secreción de sangre son indicativos de problemas en el pie.
  • Si presenta fiebre quiere decir que la herida presenta infección, pida cita con su médico para que la examine.
  • Entumecimiento ocasional o frecuente del pie o de los dedos indica un posible daño en los nervios debido a la diabetes.

Si presenta alguno de los síntomas mencionados, o si tiene alguna duda, pida cita con su médico para que le asesore y le ayude a curar el pie diabético controlando el nivel de glucosa y tratando las posibles infecciones.

 

COMO EVITAR LAS LESIONES DEL PIE DIABETICO

Lavar todos los días los pies con agua caliente.

Una vez los pies están limpios, es importante secarlos bien, que no queden humedades. Sobre todo entre los dedos, donde siempre se quedan restos de agua.

Hay que cortar las uñas de los pies con cuidado, teniendo en cuenta que si la persona que padece diabetes tiene el pulso mal, debe ser otra persona quien haga el corte. Intentar que la uña no sea más corta que el extremo del dedo. Una uña fuerte protege el pie de la persona.

 

7 Consejos si tienes pie diabético

  1. No utilice bolsas de agua caliente. Lo más recomendable son los calcetines.
  2. Se pueden utilizar mantas eléctricas, pero tenga en cuenta que hay que desconectarla antes de acostarse en la cama.
  3. El calzado debe ser ajustado pero sin apretar, y confortable. También debe ser un calzado apropiado para que los dedos se queden en su posición natural.
  4. Los calcetines deben ser de algodón o de lana, y tienen que ser de la talla adecuada para que no apriete. Hay que cambiarlos todos los días.
  5. No caminar con los pies descalzos porque cualquier pequeña herida podría ser muy peligrosa, debido a que tardan mucho en curarse.
  6. No fumar, porque el tabaco produce una enfermedad llamada vasoconstricción en las personas con diabetes.
  7. Hoy en día existen en el mercado zapatos diseñados especialmente para diabéticos con pies muy vulnerables, que deberían tenerse en cuenta ya que redistribuyen las presiones que soporta el pie de una manera mas uniforme.

 

Además,  Consulte automáticamente a un medico si aparecen ampollas o indicios de infección.

CUIDADO DE LAS LESIONES YA EXISTENTES

Si usted tiene lesiones ya existentes, debe vigilarse los pies exhaustivamente teniendo especial atención sobre los talones y los espacios entre los dedos. También hay que realizar ejercicios de sensibilidad a tacto y el estado de la circulación hacia el pie. Tenga en cuenta el tono de la piel y la temperatura, además de algún cambio de color al levantar o mover la pierna, y la cantidad de bello que haya podido perder en un espacio corto de tiempo.

Hay un truco bastante útil, que es sacarse una fotografía con un teléfono móvil para controlar la progresión de falta de riego en el pie.

Enfermedades de pies comunes en personas diabéticas

El pie de atleta en diabeticos

La infección por hongos de los pies se llama pie de atleta. Agrietado la piel, picazón y enrojecimiento están asociados con la enfermedad. El hongo entra en las grietas en la piel, causando una infección que debe ser tratada con medicamentos antimicóticos. Medicamentos por vía Oral o tópica de cremas puede ser utilizado para tratar el pie de atleta.

Infecciones de hongos en las uñas

Son muy frecuentes también las infecciones en las uñas, que se vuelven quebradizas, de color amerillo-marrón, de aspecto viejo y feo. El área infectada puede incluso soltarse y separarse del resto de la uña. El hongo se desarrolla especialmente en espacios cálidos, húmedos y sin luz que el calzado provoca. Estas infecciones son incomodas y difíciles de tratar, pero no imposibles de curar, ya que hay muchos medicamentos que se pueden tomar, sobre todo via oral, para evitar que el hongo se desarrolle y las uñas vuelvan a su normalidad. En los casos más graves, puede ser necesaria la cirugía para eliminar las áreas infectadas de la uña.

 

 

Los callos en la planta del pie

Los callos son piel que se endurece y se forma areas donde se acumula y engrosa la piel, de forma asimétrica. La distribución desigual del peso, se acentúa  cuando usamos calzados que fuerzan la posición del pie.

Consejos para mejorar y evitar callos en sus pies

Froter el área con una piedra pómez después de una ducha o bañera para eliminar impurezas y reducir la concentración de piel muerta en alguna zona de la planta del pie.
Usar plantillas para zapatos cómodas y acolchadas.

En la  vida diaria, es normal tener algunos de los callos. El deporte, los tacones, el calzado inadecuado pueden producir pequeñas durezas o callos. Es importante no cortar la zona afectada con tijeras ni perforarla, pues podemos producirnos una lesión mucho más grave.

El libro clave diabetes pdf de Javier Manera ayuda a evitar el pie diabético y las complicaciones derivadas de la diabetes tipo 2 en personas mayores.

[yasr_visitor_votes size=”medium”]

Leave a Comment: