Como curar la leucemia linfoblastica aguda

La mayoría de los tratamientos para curar la leucemia linfoblástica aguda constan de 3 etapas, las cuales tienen como objetivo destruir las células afectadas por la leucemia y permitir a las normales desarrollarse en su médula ósea:

  1. Terapia de inducción. Induce a una remisión de la enfermedad, eliminando los glóbulos con leucemia en la sangre y la medula ósea. El tratamiento dura unas 4 semanas e incluye una combinación de quimioterapia y corticoesteroides. En algunos casos las células con leucemia presentan una mutación genética en sus genes, conocida como el “Cromosoma de Filadelfia”, para este tipo de leucemia, la mejor forma de curarla es un tratamiento con un inhibidor de la tirosina quinasa, una enzima que promueve el crecimiento celular.
  2. Terapia de consolidación. Elimina cualquier célula con leucemia, aunque no aparezca en los test. El tratamiento incluye más quimioterapia junto con un trasplante de células madre. También puede incluirse en este paso una cura con radiación o quimioterapia de forma preventiva, en el cerebro o espina dorsal. En cuanto a la duración, suele durar meses, si bien no requiere quedarse toda la noche en el hospital.
  3. Terapia de mantenimiento. Como su propia palabra indica, se trata de evitar que los glóbulos blancos con leucemia sigan creciendo. Para ello se administran dosis bajas de quimioterapia en pastillas y un tratamiento por vía intravenosa una vez al mes. Esta terapia continua durante unos 3 años, pudiendo los pacientes llevar la misma vida que tenían antes de comenzar la terapia de inducción.

Normalmente, si tras  5 años no hay signos de leucemia en el paciente, se considera curado. En caso contrario, si vuelve a activarse sin entrar en remisión, su oncólogo revisará las opciones que más le convengan, incluyendo más quimio, trasplante de células madre o medicamentos en fase de prueba clínica.

[yasr_visitor_votes size=”medium”]

Leave a Comment: