Curar enfermedades con la ruda

 La ruda es una planta de tallo largo que suele crecer entre los arbustos. Se le han atribuido muchas propiedades, tanto curativas como esotéricas. En este artículo nos centraremos en las propiedades medicinales de la ruda. Antes de continuar, se debe tener en cuenta que, aunque en pequeñas dosis no conlleva ningún problema, si se pasa puede intoxicarse produciendo irritación en el tracto digestivo, llegando incluso a la muerte en los casos más severos. Es por tanto imprescindible seguir las recomendaciones de su médico o farmacéutico y nunca utilizarla en caso de estar embarazada.

  1. Remedio contra la gingivitis. No solamente para esta enfermedad, sino que también se utiliza para otras relacionadas con las encías, gracias a su alto contenido en vitamina C. Preparase 5 gramos de ruda en un litro de agua hirviendo. Deje enfriar y proceda a enjuagarse 3 veces al día. Además de esto es muy recomendable llevar una higiene bucal diaria para evitar recaer en la enfermedad.
  2. Problemas en el sistema nervioso. Se recomienda una infusión de 2 gramos de ruda. Tomar una taza al día para aliviar los síntomas por ejemplo de calambres o ansiedad.
  3. Infecciones en los ojos. Mezclar la ruda con el llantén (otra planta de tallo largo, indicada para infecciones varias) en un recipiente de color ámbar y dejarlas reposar durante todo el día, asegurándose de dejar el recipiente al sol. Una vez transcurrido ese lapso de tiempo (sobre las cinco o seis de la tarde, según donde se encuentre) proceda a hervirlas en agua. A la mañana siguiente, cuando se levante, aplíquese dos gotas por ojo para mejorar y limpiar la visión.
  4. Es ideal para varices y hemorroides, ya que estimula la circulación. Para ello triture las hojas de la ruda y haga un cataplasma con ellas, a continuación extiéndalo sobre la(s) zona(s) afectada(s).
[yasr_visitor_votes size=”medium”]

 

Leave a Comment: