Curar la leucemia con sida

Hace no muchos años por estas fechas, en la red circulaba un video en el cual se mostraba como un paciente con leucemia era inyectado  con un supuesto virus del sida en un niño pequeño. Estas afirmaciones están muy lejos de ser realistas pues, si bien el tratamiento es novedoso y ha conseguido acabar con la leucemia en algunos casos, está aún en fase experimental.

  • En que consiste

Es bien conocido por la mayoría de la gente que el cáncer es una enfermedad que se origina en las células, las cuales se convierten en tumores a medida que se van multiplicando y contagiando al resto. Desgraciadamente nuestro sistema inmunitario no sabe reconocer dichas mutaciones ya que, al fin y al cabo, son células propias, y no agentes externos (como bacterias o virus). En el caso de la leucemia, la enfermedad se expande rápidamente a través de la sangre.

Según un estudio realizado en Filadelfia por el Profesor Carles H. June, es posible combatir la leucemia mediante la modificación de los llamados linfocitos T de un paciente con cáncer; en el laboratorio dichas células son “reprogramadas” mediante un virus capaz de insertar genes dentro de estos linfocitos T. Básicamente lo que se les dice a los linfocitos T es que creen una proteína llamada receptor de antígenos quiméricos, para que, una vez insertadas en el paciente con cáncer puedan reconocer el tumor y atacarlo.

Ahora viene el por qué la utilización del sida, que para hablar más claro, no es el virus del sida propiamente dicho, sino una variante de dicho virus (de la familia de los lentivirus, que tienen la propiedad que anteriormente se menciona, de modificar el código genético de las demás células). Es decir, el virus que se inyecta no tiene las demás propiedades dañinas de sus originales.

La buena noticia es que los test en animales presentaron muy buenos resultados tras décadas de estudios. Diversas pruebas se han realizado ya en pacientes con leucemia, presentando resultados alentadores, llegando a curar la enfermedad, tal y como resaltan en una conferencia científica en 2012, en la que 9 de los 10 pacientes con leucemia tratados con este método consiguieron curarse completamente.

La única nota negativa es que no se trata de una cura definitiva ni mucho menos, siendo eficaz para unos, y no tanto para otros, además de los efectos adversos que presenta el uso de células T modificadas; la llamada “tormenta de citosinas”, que para resumir diremos que es una respuesta desproporcionada del sistema inmunitario ante una amenaza peligrosa para el organismo, que en algunos casos, debido a la acumulación de células inmunitarias puede causar la muerte.

[yasr_visitor_votes size=”medium”]

Leave a Comment: