Diabetes

Qué es la diabetes

Diabetes Mellitus es un síndrome caracterizado por el metabolismo desordenado y el azúcar de sangre inadecuado alto (hiperglicemia) que resultan de los niveles bajos de la insulina de la hormona o de resistencia anormal a los efectos de la insulina juntados con los niveles inadecuados de secreción de la insulina para compensar. Los síntomas característicos son producción excesiva de la orina (polyuria), sed excesiva y producto flúido creciente (polidipsia), y visión borrosa. Estos síntomas son probables ser ausentes si el azúcar de sangre es solamente suavemente elevada.

Los 3 Tipos de diabetes

los 3 tipos de diabetes

Hay tres tipos principales de diabetes. El mas comunes son diabetes del tipo 1 y la diabetes tipo 2, aunque hay un tercer tipo de diabetes que afecta a las mujeres embarazadas que se conoce como diabetes gestacional.

Todos los tipos de diabetes dan lugar a demasiado azúcar, o a glucosa, en la sangre. Para entender porqué sucede ésta, ayuda a entender cómo el cuerpo trabaja generalmente. Cuando usted come, su cuerpo metaboliza el alimento en unidades más pequeñas, tales como glucosa. La glucosa entra en su circulación sanguínea viajando por todo el cuerpo. Las células utilizan la glucosa para producir energía. La insulina, una hormona hecha por el páncreas, ayudas en ese movimiento de la glucosa para que ésta llegue a las células.

Las personas que padecen de diabetes del tipo 1 son personas donde el nivel de insulina es muy pequeño o que su cuerpo no produce nada de insulina.  Las personas que padecen diabetes tipo 1 deben tomar aportes adicionales de insulina para tener una vida normal.

Las personas que padecen de diabetes del tipo 2, y las mujeres embarazadas con diabetes gestacional sí que su cuerpo produce insulina de forma natural. Pero por alguna razón las células en sus cuerpos son resistentes a la acción de la insulina o no generan la suficiente, por lo que necesitan un aporte extra.

En todos los tipos de diabetes, la glucosa no consigue en las células que la necesitan y no se acumula en la circulación sanguínea en lugar de otro.

En la mitad de los casos, la diabetes del tipo 1 comienza durante la niñez o la adolescencia. Por eso también se conoce como diabetes infantil o diabetes juvenil.