Dieta para el acne

Una fórmula indispensable para combatir el acne que casi nadie considera es cambiar los hábitos alimenticios.

Evitar el gluten y los cereales

En el estómago se digieren todos los alimentos y se sintetizan en proteínas y demás substancias que ayudan a nuestro cuerpo a realizar diversas funciones. Hasta aquí todo bien, el problema viene cuando ingerimos gluten, ya que, los alimentos que contienen gluten hacen que el tubo digestivo se vuelva más permeable contra las substancias y por tanto, de vía libre a que proteínas que no han sido perfectamente digeridas entren en el riego sanguíneo.

¿A que conlleva lo anterior? Pues imagínate una autopista plaga de miles de coches y camiones, esperando en fila para avanzar. Lo que hace es que la sangre tarda más en circular (y por tanto, es más probable que caigas enfermo/a) y puede provocar que se inflamen las zonas cutáneas, empeorando así el acné.

En resumen; trigo, cebada, centeno, arroz y maíz, en definitiva, si tiene grano, no es sano.

¿Azúcares? Diles adiós

Los carbohidratos refinados y los que provengan del grano deben evitarse, esto es; azúcares industriales (los blancos), pastas en general y demás subproductos que hayan sido manufacturados.

¿Y por qué? ¡Si están muy ricos! Al comer carbohidratos se eleva la producción de insulina, que responde a una elevada cantidad de azúcar en sangre para intentar disminuirla. Al segregar más insulina, estimula la producción de la testosterona, que provoca la aparición de sebo en los poros, es decir, es como colgar un cartel que le diga a las bacterias que provocan el acné; “barra libre”.

Frutas y verduras, muy recomendadas

Si, también quedan cosas que puedas comer. Después de quitan incluso el pan de tu dieta (granos procesados) puedes pasarte a comer frutas y verduras, que no contienen apenas calorías y su aporte en azúcares es muy bajo, estas últimas, deben de tomarse con precaución, pues contienen algo de glucosa que puede incentivar al acné (los frutos tipo bayas son tu mejor opción, es decir, moras, tomates, sandías, melones, etc.).

En cuanto a las verduras, centrarse sobre todo en las que sean verdes, pues contienen más fibra y menos azúcares.

Vitamina D y Omega 3

Mucho sol y pescados azules son también unas armas estupendas para mejorar el sistema inmunológico para responder mejor ante las infecciones y por tanto, reducir la probabilidad de padecer acné e incluso reducirlo.

[yasr_visitor_votes size=”medium”]