Síntomas de la infección de oído

 

Algunas veces, se confunden las infecciones de oído con síntomas asociados al resfriado. Lo cierto es, que si bien en ambos casos el dolor de oído viene asociado a una acumulación de líquidos en el oído, que provocan un aumento de presión en el tímpano. En el caso de las infecciones, suelen ser repentinas y muy dolorosas al principio. A continuación le presentamos los principales síntomas para saber diferenciarlos:

  1. Pérdida de apetito, debido a la presión que experimenta el oído medio, el simple hecho de tragar provoca dolores.
  2. Mala calidad de sueño. El dolor podría ser más intenso al acostarse, debido al movimiento de líquidos en el oído.
  3. Los líquidos que se acumulan son un buen caldo de cultivo de virus y bacterias, por lo que es normal que el sistema inmunitario responda con fiebre para contrarrestarlos.
  4. Secreciones en el oído. Muchas veces expulsan un chorro de pus o líquido, que podría indicar que el tímpano ha sido dañado.
  5. Dificultad auditiva. Al acumularse los líquidos en el oído medio, dificultan la labor del tímpano, y los sonidos no llegan con tanta nitidez al cerebro.
  6. Tímpano inflamado. Cundo su médico le observe con el otoscopio, verá que el tímpano, en lugar de ser rosado y transparente, presentará un color rojizo y con inflamación.

Para su tratamiento, dependiendo de la severidad y frecuencia en la contracción de infecciones, le diagnosticarán bien ibuprofeno (para calmar el dolor), antibióticos (para eliminar al virus) y, en los casos más graves, le recomendarán una operación con anestesia general, que consiste en introducir unos pequeños tubitos en el oído, que permanecen durante 3 meses para después caer por si solos, su función es la de mantener el odio libre de líquidos e infecciones. El paciente podrá llevar una vida normal, solo que tendrá que tener cuidado de que no entre agua en el oído.

[yasr_visitor_votes size=”medium”]

Leave a Comment: