Síntomas del vértigo

El vértigo o mareo es una sensación de pérdida de balance (o equilibrio), en la que la cabeza da vueltas e incluso en algunos casos pérdida de conocimiento y posterior desmayo. Ocurre cuando existe un conflicto entre lo que los ojos perciben y la señal que llega al cerebro a través de éstos.

Para ayudar a su médico a darle un pronóstico más adecuado, le mostraremos los diferentes síntomas entre mareo y vértigo, que muchas veces se confunden:

  • Mareo: Se trata de una sensación en la cual se está a punto de desmayarse o perder el conocimiento. Aunque pueda sentirse mareado/a, en este caso no existe la percepción de que todo empieza a dar vueltas. Suele desaparecer si se recuesta. En casos más graves, los mareos pueden resultar en pérdidas de conocimiento o síncopes, acompañadas muchas veces de nauseas.
  • Vértigo: A diferencia de lo anterior, cuando se tiene vértigo, se siente que todo gira a su alrededor, como si estuviese en una noria, incluso se puede notar una pérdida de balance o creer que se va a caer. En los casos más severos, el vértigo va a acompañado de nauseas o vómitos. Puede llegar a perder totalmente el equilibrio y caerse.

La pérdida auditiva o la sensación de taponamiento del oído son también síntomas asociados al vértigo.

Su médico le realizará las pruebas pertinentes, preguntándole acerca de si tiene familiares que hayan padecido de vértigo y realizando unos sencillos test (maniobra de HallPike por ejemplo, que se realiza recostado/a en una cama mientras su médico posiciona la cabeza de forma que estimula una situación de vértigo) para comprobar que realmente es vértigo lo que padece.

Si el vértigo va acompañado de una pérdida en la función de cualquier órgano (visión, olfato, habla) puede significar un problema mayor en el cerebro, por lo que es especialmente recomendable la consulta con el médico.

Entre las causas más comunes encontramos:

  • Desordenes en el oído, como por ejemplo; la enfermedad de Méniere, laberintitis o vértigo benigno posicional paroxístico (tiene cura).
  • Lesiones en la cabeza u oído.
  • Migrañas acentuadas, acompañadas de dolor, vértigos, nauseas, sensibilidad a la luz y a los olores.
  • Disminución del flujo sanguíneo en el cerebro.
[yasr_visitor_votes size=”medium”]

 

Leave a Comment: